Nombres de cafés en Venezuela

GUAYOYO

típicos cafés de venezuela

Dame un guayoyito!!! Pediría yo si estuviera en Venezuela… Y es que allí hay todo un mundo diferente en torno al café.

Si alguna vez te encuentras de viaje por esa tierras caribeñas te servirá de mucho este listado con los nombres de cafés en Venezuela, para que no te quedes callado cuando te pregunte “y como lo quieres?”

Para escribir este artículo primero tengo que confesar que tuve que recurrir a mis padres, es más si vieran mis apuntes les causaría mucha risa, pues soy de esas pocas personas que no le gusta el café, pero que enloquece con su aroma.

Para mí ese olorcito es como despertar en casa, con el sol asomando tímidamente por la ventana de mi habitación y recordar que tengo que salir corriendo al trabajo… o que tal vez puedo quedarme un ratito más en la cama porque es fin de semana…

Esas cosas cotidianas que uno recuerda solo cuando cambian.

Vuelvo a mi realidad, a mi casa en Madrid y a mi listado de cafés venezolanos, así que empezaremos hoy por un guayoyo, que es un café clarito que se puede endulzar con papelón o con azúcar.

Y hablando de café con papelón, el rey es el guarapo o aguarapao, tanto así que hay canciones del folklore venezolano que lo nombran en sus letras.

Si quieres un café un poco más fuerte tenemos el negrito o negro para los más serios, esté tendría un equivalente a un café solo en España o un expreso italiano, ese mismo que sirve para revivir de una noche de fiesta.

Con nuestro siguiente café vienen el uso de los diminutivos en su sentido más estricto, pues un café marrón y uno marroncito es simplemente un café con poca leche solo que la diferencia radica en la taza en que te lo sirven, el marrón en taza grande y el marroncito en taza pequeña.

Y por último un café con leche por favor! pedirías si lo que buscas en un café que tiene más leche que café.

Otra característica de los cafés en Venezuela es la forma de servirlo, desde el vasito de plástico para llevar, y la cajita de los chicles cuando te llevas varios a la oficina, con sus bolsitas de azúcar incluida.

Hasta las tazas, totumas y pocillos de peltre

Si lo que quieres es que te sirvan un café en pocillo o en totuma tendrás que visitar el interior del país, ir por los pueblos o contar con la doble suerte de que te inviten a tomar un cafecito en casa y que allí todavía tengan un pocillo o una totuma.

En Venezuela para invitarte a tomar un café solo les bastará con conocerte y decir “anda pasa a tomarte un cafecito” o “vamos a tomarnos un cafecito”
así de cercana resulta la gente de los pueblos, donde por cierto también se conservan esa curiosa forma de colar café en bolsa, manga o muchacho.

En cualquier cafetería o lunchería (es así como se llaman los bares) encontrarás la lista de cafés con sus precios y junto a ellos casi siempre la influencia de los inmigrantes italianos, con su café capuchino o mokachino.

Y si lo que sientes es nostalgia por la tierra pide tu carajillo de siempre o tu café con hielo, pero no olvides explicarle “al señor de la barra” que con gusto te complacerá si esta en sus manos.

Y si te ha gustado este artículo
compártelo en Facebook, Twitter o Pinterest, muchas gracias.

Con la suscripción al boletín, recibirás las recetas Sin Gluten Sin Lactosa.

Leer la Política de privacidad



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *