Una dieta sana

Una dieta sana

Donde se encuentras las gasas

Una alimentación variada es agradable y a la vez necesaria para mantener la salud

No hay duda que una dieta saludable es esencial para evitar las enfermedades cardiovasculares. Pero si tu eres de los que piensa que la comida sana es sinónimos de kilos y kilos de lechuga, sensación de privación y hambre constante,

¡te llevarás una deliciosa sorpresa!

En primer lugar, debe intentar consumir la mayor cantidad de porciones de alimentos nutritivos y de todos los grupos de alimentos principales.

Así te asegurarás de que obtienes todos los nutrientes esenciales que  tu cuerpo necesita y, lo que también es importante, tus platos serán interesantes y variados, de modo que alimentarse se convertirá en una actividad muy placentera.

Por supuesto, deberás comer menos cantidad de algunos alimentos pero, para ser realista, a la hora de plantearse si se toma o no un determinado alimento piense en “términos de moderación” en lugar de “términos de prohibición”.

Esto debe llevarte a consumir mayor cantidad de cereales, pan, verduras y frutas, cantidades moderadas de carne magra, pescado y productos lácteos, y cantidades muy reducidas de azúcar, grasas saturadas y sal.

Este es ya el primer punto de una dieta sana

Nuestras recomendaciones para una dieta sana:

  • Evitar las comidas para llevar que están fritas, así como los postres de fabricación industrial. Si alguna vez no puedes evitarlo, busca en la etiqueta las que estén preparadas con grasas más saludables.
  • Comer porciones más pequeñas de carne (elimina la grasa visible), quita la piel del pollo y aumenta la ingesta de pescado.
  • Las frutas, las verduras, los cereales y el pan deben constituir la mayor parte de la dieta, estos alimentos contienen fibra alimentaria y antioxidantes que desempeñan un papel importante en la prevención de las enfermedades.
  • Medir siempre la cantidad de aceite que se echa en la sartén, puedes utilizar aceite en spray para cocinar con poca grasa. Pero no te excedas! ya que el consumo de grasa favorece la absorción de los carotenos de los vegetales y las frutas.
  • Prefiera los aliños bajos en grasa o los de elaboración casera que no contienen aditivos ni preservantes.
  • Sustituir los productos lácteos enteros por semidesnatados o desnatados, y utilice grasas poliinsaturadas o monoinsaturadas.

¿Y donde se encuentran estas grasas?

  • Poliinsaturadas: las encuentras en los frutos secos, cereales, semillas. Pescado azul y en los mariscos.
  • Monoinsaturadas: están presentes en las aceitunas y su aceite, los cacahuetes y su aceite, el aguacate, la avellanas y las nueces macadamias.

Y si te ha gustado este artículo
compártelo en Facebook, Twitter o Pinterest, muchas gracias.

Con la suscripción al boletín, recibirás las recetas Sin Gluten Sin Lactosa.

Leer la Política de privacidad



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *